Buenas mis afables compañeros de cocina. Ayer estaba en casa, después de una tediosa clase, con poco tiempo para comer y me dije: ¿Qué me apetece comer hoy?. Entres mis elecciones tenía pollo congelado, habichuelas congeladas, un tomate y zanahorias crudas. Perfecto…

Cogí la pescada por lo obvio del título.

La receta es bien bien sencilla, y se necesitan pocas cositas para hacerla:

Ingredientes:

– 2 (o más o menos) filetes de merluza. Sin espinas casi que mejor, que es más cómodo de comer, y mucho más sencillo.

– Ajo en polvo.

-Perejil picado (en del tarrito de mamá).

-Aceite (de oliva, gracias).

Tiempo: 10 minutos

Suciedad: 1 plato, 1 tenedor, un bol de plástico.

Preparación:

1- Colocamos la pescada en un plato.

2- Cubramos con un poco de ajo en polvo y añadamos como una cucharilla de café de aceite por encima.

3- Introduzca en el microondas.

4- Ahora viene lo dificil. Coloque un bol de plástico que pueda cubrir el plato por completo. Esto la verdad es lo que hace que la pescada se hierva en su propio jugo, pero sin necesidad de cacharros aparatosos que ocupan mucho en el fregadero, y luego tus compis de piso te piden que limpies, y lo dejas, y lo dejas…

5- Coloca el micro a máxima potencia, unos 1o minutos (como siempre, si ves que está crudo porque tu microondas es un flojo, ponlo un poco más).

6- A los 5 minutos, vuelve de tu cuarto a la cocina, mira como va la pescada (cuidado con la ráfaga de vapor), dale la vuelta con un tenedor (que luego usarás para comer, no vamos a usar dos tenedores para limpiar más) , echa el poquito de perejil por encima, tapa de nuevo, que siga los otros 5 minutos y tu a tu cuarto tranquilamente.

7- Cuando oigas la campanita sonar, saca la pescada del microondas (Spoiler alert: QUEMA!), quita el bol de encima, dejalo en el fregadero para un posterior lavado, pincha la pescada y corta un trozo, ¿está blanquita por dentro y se rompe con facilidad? perfecto. Cómetela.

Hoy por desgracia tampoco tengo foto, porque la hice de improvisto y no saqué la cámara mientras me la comía ante los ojos impresionados por el hecho de cocinar con microondas de mi compi portugués y la limpiadora del piso (no son la misma persona), pero en cuanto tenga una foto os la enseño.

El tomate cortadito con una pizca de aceite y pimienta en polvo viene de lujo. Puedes poner en la pescada tambien si gustas orégano, tomillo, cualquier cosa en bote verde que tengas, y acompañar de lo que te venga en gana.

Una cosilla si es verdad, el aceite se mezcla con los jugos del pescado, creando una especie de costrita pegada al plato, se limpia bien, no hay problema, y si consiguies que se quede en el pescado, mejor, sabe bastante bien.

Bueno, otra barbaridad culinaria más, espero seguir trabajando en esta cocina barata y muy rápida. Nos vemos en la siguiente receta, que puede que tarde porque he perdido toda señal de internet ahora mismo, pero intentaré hacer algo pronto. Bom- aperitive! (O en español buena-tapa!)

 

Anuncios