Archive for noviembre, 2010


En la cocina, cuando te pones a cocinar, siempre hay muchos muchos fallos, muchos errores de cantidades y todo, y al intentar idear nuevas recetas, se puede fallar. La idea es que no lo dejes ir, únicamente sigue con ello. Ejemplo util: que estás friendo arroz para una receta pero no ves que salga bien, echa cebolla, zanahoria y maiz, un chorreón de salsa de soja y un poco de tomate, y tienes un plato chino delicioso. (ejemplo de lo que me sucedió hoy intentando hacer arroz inflado).

Nunca dejeis que el hecho de que salga mal un plato no os ayude a inventar algo nuevo. Otro ejemplo práctico es cuando intenté asar filetes en una sartes, y comenzaron a desmoronarse… creando un batiburrillo de pescado, a lo cual añadiendo surimi y pimiento verde picado, con algo de tomillo y pimienta, consigues un plato delicioso.

Muchas veces las mejores invenciones están en los errores que aparecen al principio de la cocina. El primer filete cocinado tuvo que ser casi seguro, un tío que dijo: UGRNR RNGR RN (que traducido sería como: ¿Qué crees que pasa si pongo este filete en esa luz roja brillante que da calor?).

Nunca decaigais, nunca. La cocina es prueba y error, y si podeis hacer que lo pruebe otro antes, casi mejor.

Buenas mis afables compañeros de cocina. Ayer estaba en casa, después de una tediosa clase, con poco tiempo para comer y me dije: ¿Qué me apetece comer hoy?. Entres mis elecciones tenía pollo congelado, habichuelas congeladas, un tomate y zanahorias crudas. Perfecto…

Cogí la pescada por lo obvio del título.

La receta es bien bien sencilla, y se necesitan pocas cositas para hacerla:

Ingredientes:

– 2 (o más o menos) filetes de merluza. Sin espinas casi que mejor, que es más cómodo de comer, y mucho más sencillo.

– Ajo en polvo.

-Perejil picado (en del tarrito de mamá).

-Aceite (de oliva, gracias).

Tiempo: 10 minutos

Suciedad: 1 plato, 1 tenedor, un bol de plástico.

Preparación:

1- Colocamos la pescada en un plato.

2- Cubramos con un poco de ajo en polvo y añadamos como una cucharilla de café de aceite por encima.

3- Introduzca en el microondas.

4- Ahora viene lo dificil. Coloque un bol de plástico que pueda cubrir el plato por completo. Esto la verdad es lo que hace que la pescada se hierva en su propio jugo, pero sin necesidad de cacharros aparatosos que ocupan mucho en el fregadero, y luego tus compis de piso te piden que limpies, y lo dejas, y lo dejas…

5- Coloca el micro a máxima potencia, unos 1o minutos (como siempre, si ves que está crudo porque tu microondas es un flojo, ponlo un poco más).

6- A los 5 minutos, vuelve de tu cuarto a la cocina, mira como va la pescada (cuidado con la ráfaga de vapor), dale la vuelta con un tenedor (que luego usarás para comer, no vamos a usar dos tenedores para limpiar más) , echa el poquito de perejil por encima, tapa de nuevo, que siga los otros 5 minutos y tu a tu cuarto tranquilamente.

7- Cuando oigas la campanita sonar, saca la pescada del microondas (Spoiler alert: QUEMA!), quita el bol de encima, dejalo en el fregadero para un posterior lavado, pincha la pescada y corta un trozo, ¿está blanquita por dentro y se rompe con facilidad? perfecto. Cómetela.

Hoy por desgracia tampoco tengo foto, porque la hice de improvisto y no saqué la cámara mientras me la comía ante los ojos impresionados por el hecho de cocinar con microondas de mi compi portugués y la limpiadora del piso (no son la misma persona), pero en cuanto tenga una foto os la enseño.

El tomate cortadito con una pizca de aceite y pimienta en polvo viene de lujo. Puedes poner en la pescada tambien si gustas orégano, tomillo, cualquier cosa en bote verde que tengas, y acompañar de lo que te venga en gana.

Una cosilla si es verdad, el aceite se mezcla con los jugos del pescado, creando una especie de costrita pegada al plato, se limpia bien, no hay problema, y si consiguies que se quede en el pescado, mejor, sabe bastante bien.

Bueno, otra barbaridad culinaria más, espero seguir trabajando en esta cocina barata y muy rápida. Nos vemos en la siguiente receta, que puede que tarde porque he perdido toda señal de internet ahora mismo, pero intentaré hacer algo pronto. Bom- aperitive! (O en español buena-tapa!)

 

Como saben los que me conocen, estoy residiendo actualmente en Portugal, debido a una beca Erasmus. Aqui en portugal como es normal no existe la tradición del domingo de churros (o porras, que yo soy andaluz), así que en mi pisito esta mañana de Domingo me entró la morriña y decidí prepararlos. Recordé la receta que vi preparar múltiples veces a mi padre hacer con la masa que le sobraba de las masas de pizza que preparaba. Como no tenía ni manga pastelera… ni rasera… ni sartenes limpias… ni casi nada, he usado una forma distinta. He utilizado unos rectángulos de masa plana, que me han quedado de lujo, la verdad. Y para muestra:

Churros o porrasEste ha sido el resultado, después de freirlos en una ollita con poco aceite (que para eso vienen bien que sean planas). La tacita es una de las cadenas que me dejan unido a mi tierra, regalo de los papis de mi chica recuerdo de Mojacar. Rellenita de chocolate (que era más bien un colacao, porque no he encontrado chocolate a la taza digno de nombre aqui).

No incluyo la receta en micro-recetas, pero si que puedo decir la preparación, porque para un estudiante que quiera quedar bien con sus compis de piso no hay nada mejor:

Ingredientes: Harina, agua… y sal? pero muy poco. Aceite para freirlo todo.

Suciedad: Muchisima, debido a la harina.

Preparación:

1-Pon un poco de harina en un bol, y humedécela ligeramente. Mi consejo es que pongas un puñado de harina generoso, o dos puñados, y luego con la manita en forma de cuenco, vayas echando un poquito de agua y amasando (con las manos limpias mola mucho), y cuando veas que está muy seca, echa un poquito más. Así hasta que esté la masa recia, pero blandita, como si hicieras la masa de una pizza, o como si… usaras plastilina blanda, blanda.

2-Pon un poco de harina en un plato, pon una cucharada de harina, y amasalo. Si tienes una zona grande y limpia, úsala toda, y aplánala hasta que quede finita y lisita. Córtala después en cuadraditos.

3-Calienta a fuego fuerte aceite suficiente como para que cubra el grosor de un SanJacobo (unos 2 dedos).

4- Echa los cuadraditos de masa, voltéalos, y cuando estén doraditos (si te gustan más tostados, déjalos, pero no lo recomiendo, luego crujen mucho) y sácalos rápidamente.

Consejote!: Aprende con rapidez a sacarlos, que se te quema el aceite. No eches muchas a la vez, que es dificil controlarlas y pone pocho el aceite. Disfruta sintiendo el calor de la sartén!! XD

Y ahí tienes unos deliciosos churros, que puedes comerlos tal cual, o poner un poquito de azucar en la masa o encima de ellos, o canela… o nata, o chocolate, la verdad es que la imaginación en la cocina barata es tu principal herramienta.

Bueno, espero que os haya gustado esta entrada, y que los probeis y me digais si os salieron bien. Otro consejo divertido es que si sales de fiesta y te apetecen churros, deja la masa cortada antes de salir, y fríelos cuando llegues (si no estás muy borracho), coma y duerma la mona.

Hasta la próxima!!

(Edición de última hora!) Al parecer, y sin darme cuenta, preparé lo que se conoce en Castro del Río (Córdoba) como “Masitas fritas” o algo parecido a “Zopaipas” o “Azopaipas” (es trasnliteración del original). Disculpen el error XD

Aqui tienen la foto de las castañas, con un motivo algo… espacial

"Castaña Invaders"

Hola cocineros aficionados de la comida rápida. Estamos en otoño, y nunca hay una época mejor para comer castañas, ¿pero no estás hartos de tener que ponerlos en la carboncilla, sucia, y no tienen, o el horno que gasta tanto? Pues están de suerte porque la castaña se presta muchísimo a la “microondización”.

Castañas asadas al segundo

Ingredientes: Un puñado de castañas

Tiempo: Menos de 1 minuto

Suciedad: Las cáscaras de las castañas, y si quiere, un bol de plástico (porque salen ardiendo)

Instrucciones:

MUY IMPORTANTE: Haz un pequeño corte en las castañas, para que salga el vapor. La primera vez no recordé hacer esto, y se abrió por si sólo, con un poco de miedo por mi parte.

1- Meta las castañas a toda potencia en el microondas (como unas 5 o 6, pero puedes probar a meter más) en un bol.

2- Ponga el tiempo a menos de un minuto. Sabrá cuando están hechas porque echarán mucho vapor, y quemarán más.

3- Consumir cuando se enfrien. Se pelan facilisimo y se comen más facil aún. Calientate las manitas con ellas primero, y luego consuma si prefiere. Lleve toda la gracia del otoño a su microondas.

Esta vez no tengo foto, pero no tardaré en subirla, aunque ya sabeis como es una castaña, y no cambia su aspecto por fuera.

Espero que os guste, y volveré pronto con otra micro-micro receta.

Hasta pronto!!