Buenas noches a  todo el que lea esto, hoy es un día muy especial, y no porque sea únicamente un día, sino porque hace algún tiempo ya nació alguien muy especial, que ha hecho de mi vida un momento intenso tras otro, que ha hecho que me replantee como decidir mis decisiones, o como vivir con quienes me rodean, o como “exprimir cada centavo…”.

Hoy nace alguien, sin la cual no podría pasar las largas 24 horas que forman un día, sin la cual, en estos momentos me mantengo en ausencia, pero que no por ello no necesito de hablar, de ver a esa persona, para que por un momento, olvide la distancia, por un momento, sepa que está ahí, como siempre está, y como siempre espero que esté.

Hoy pienso en alguien como ella, y me vienen a la mente muchísimas palabras, palabras como amistad, juegos, pollo empanado, rosa, alegría, tristeza, enfado, adorable, monete, colegas, películas, chocolate, apuestas, hamacas, verano; y otra infinidad que harían de esta entrada algo gigantesco.

Hoy no puedo hacerle un regalo como dios manda, no puedo darle todo el oropel que querría ofrecerle, ni mostrarle mi aprecio de manera física alguna (el que quiera pensar que piense), pero al menos espero que esta entrada valga como un préstamo, una pequeña prórroga que me permita aguardar hasta la llegada de nuestro encuentro otra vez juntos, donde espero poder darle lo que merece como persona, amiga, pareja, y el ser que ha conseguido convertirme en lo que una vez imagine que nunca llegaría a ser, y tenía miedo de no poder conseguirlo.

Hoy espero que tenga un día glorioso, que coma tarta con velas y algo de cera, que rebusque entre sus cosas, coja los arreos y se patee una ciudad que la espera, como hace todo el mundo que conoce. Hoy esa persona hace que los que la quieren la echen de menos, hace que quienes la conocen aprecien de otra manera a las personas. Ella cambia, y hace cambiar, mueve mundo y no se da cuenta a veces de lo especial que puede llegar a ser.

Hoy sólo quiero añadir un pequeño toque más. Añadido quede una feliticación gigante implícita ante todo esto, y una muestra de mi amor sin precedente (y espero “post-cedentes”) y como no se que imagen podría hacer que este mensaje expresara más de lo que mis vagas y retorcidas palabras consiguen, no pondré nada, es más, si pudiera hacerle una foto a la nada, digitalizarla y colgarla no lo haría. Querría poder ser más, para poder dar más de mi a alguien que de verdad, de verdad lo merece.

Un beso cariño, y espero que este sea el mejor cumpleaños de tu vida, pero sólo hasta el año que viene.

Anuncios