¿A qué viene el título?  “Primeramenta” a mi ingenioso ingenio, y en segundo lugar, a que hoy recibí dos libros de Altaya gratuitos, “by my face”. ¿Qué como los conseguí? Muy sencillo, quejándome.

Volvamos a aproximadamente un año en el pasado. Estaba yo trasteando por internet, cuando me topé con una web que reunía a todos los compradores de la serie de Terry Pratchett por la colección de Altaya, así que entré (soy orgulloso poseedor de la mitad de los libros) y me entero que uno de los que aún no me había leido tiene errata. Al leerlo descubro que no son pequeñas faltas, sino que faltan páginas completas, cambios de fuente, falta de tinta, un desastre. Pero he ahí el problema que la colección ya había terminado, y el libro corregido había sido regalado con el último ejemplar de la colección. Aún así, no desistí, y envié un correo a los amables señores de Altaya Ediciones, pidiendoles una copia nueva del libro con errores.

A los dos meses recibí una contestación por parte de un empleado, diciendo que mi queja quedaba registrada y que en breve recibiría una copia totalmente gratuita.

Pues volviendo al día de hoy, he ido a correos a recoger un paquete de Altaya, y cuando lo abro, descubro que no sólo me enviaron la copia, sino que también el último libro de la colección al que venía atado. Por desgracia (o suerte) ese libro ya me lo había regalado alguien muy especial, así que lo tengo “repe”, pero GRATIS.

Hoy he realizado un pedido a Amazon UK y vamos a ver que ocurre, y si no hay problemas, pero mientras tanto me enfrascaré en el libro “Buenos Presagios” de Terry Pratchett y Neil Gaiman, una gran obra se mire por donde se mire.

Les dejo con la voz de sus cabezas recordando la canción “I’m walking on sunshine” (o la canción del perro de Fry).

Anuncios