¿No os pasa a veces que te sientes como que todo es igual, día tras día, y que tu mera existencia es solo un punto en una recta infinita hacia la nada? Pues bien, así se sienten algunos famosos antes de engancharse en la televisión.

Imaginad a la señorita Esteb… cortando pelo tranquilamente, pero aburrida, hasta que dice: -Coño, pos’ claro, me follo al Jezúlin y yasta! ; y ya está, con esas palabras conseguimos a una estrella televisiva. Pues si bien el “anodinismo”, tedio o cansancio puede derivar en enfermedades varias, de caracter psicológico, suicidio o automutilaciones (que no se si pueden ser consecuencia de las enfermedades de caracter mental). Gracias a las tardes aburridas consigues, por ejemplo, hacer un nuevo post para un blog, o puedes crear un nuevo juego, o ver mucha televisión. Puedes llamar a los colegas, echar unas partidillas a algo, unas birras, y zalacazám! ya no hay aburrimiento.

¿Y para qué os cuento esto? Porque yo me aburría tambien, como todo buen o mal hijo de vecino, el cual no está lo suficientemente aburrido como para trabajar, pero si como para ponerse a hacer estas cosas.

Y ahora un chiste que me contaron ayer: Que es echan las polacas para fijarse el pelo? POS LACA!

Ejemplo de aburrimiento

Ejemplo de aburrimiento

Hay dios mio, hoy viendo una serie, en la que unos secuaces eran asesinados sin compasión por los buenos de la película, me dije a mi mismo que si algún día me hacía un super-malvado, y contrataba secuaces, querría que todos y cada uno fuera como “el tío”. Ya sabes, ese que aguanta varias hostias, hasta que el bueno, haciendo trampa, lo vence. Pues sí, todos como “el tío” (ej: el tío de Indiana Jones), aunque solo tuviera 50 secuaces en lugar de 200, me gustaría que aguantaran un poco antes de morir como si fueran de plastilina.

Esa es otra, ¿por qué en el Señor de los anillos hacen tantos mierdas si mueren de 20 en 20? Haced menos, pero de los buenos, de los que matan a gente y tal.

Aburrimiento o monstruo de la laguna?
Aburrimiento o monstruo de la laguna?

Si fuera un malo de película, le pegaría un tiro al bueno entre los ojos, seguro que allí no lleva escudo. Y contando con que lleve algo, al menos ciego se queda. Y nunca nunca le contaría mi malvado plan.

Bueno, creo que ya he conseguido que mi tedio se pase. Muchas gracias por leer. Y el helado va de vuestra parte.

Anuncios